ZZ…“un anticatalogo de ideas en torno al arte NO convencional… Porque un poco de locura no hace nunca daño”…ZZ

9.07.2013

EL FANTASMA QUE ZURRA EN EL TRASERO

EL FANTASMA QUE ZURRA EN EL TRASERO
Absence 

Curioseando por la Scan Daily de Livejournal, a donde llego porque han enlazado las imágenes del western educacional sobre sífilis de Harvey Kurtzman que escaneé hace unos meses, descubro la viñeta que les dejo arriba. Una viñeta que me encandila al instante. The Phantom, el fantasma que camina, acomete una sesión de palmadas en el trasero como forma de castigar a Sala, muchacha tentada por el lado malicioso de la vida junto a su compañera Margo. La imagen me encandila por esa mezcla de inocencia y sensualidad fetichista. El Hombre Enmascarado, siempre tan tieso, parece feliz mientras Sala, morena que viste de negro ligera de ropa, se adelanta algunos años a Betty Page. Tengan en cuenta que la viñeta es de los primeros años de la serie, de 1937. Descubro que este castigo contra el crimen que tiene mucho de juego y escarceo sexual no es un rara excepción. Sala y Margo, bautizadas como la Sky Band, reciben idéntico tratamiento en otra aventura, y no me digan que Sala, ahora de pie y de espaldas, no transmite sensualidad y sumisión SM.


Quizá fuera cosa de Lee Falk, el guionista creador del personaje, ya que colocar a la chica en el regazo del macho alfa enmascarado y someterla al cachete de nalgas y la disciplina inglesa sin fustas (y más contacto cárnico) es algo en lo que se reincide al menos en una tercera vez.
O incluso en Mandrake, el otro héroe de Lee Falk.




Y así, a base de tortas en el culete, llego a esta selección de viñetas colgadas en lo que parece la página oficial del club del cachete trasero de Chicago y de la que no puedo dejar de destacar estas tres imágenes: Spirit educando las escuetas nalgas de Ellen Dolan.

Superman aplicándose contra una rubia en saten negro, cuya parqueo corporal y rostro sumiso realza la violencia de la imagen.

Y finalmente, Santo, el Enmascarado de Plata mexicano en la portada de un cómic que es de todo menos sutil y que casi parece emanar de un comic de SM vintage de los 50, en la que se destacan los tacones de una hembra que parece feliz ante el castigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario